Ayuno Intermitente: más allá del aspecto físico

AYUNO INTERMITENTE: MAS ALLÁ DEL ASPECTO FÍSICO

De las preguntas más recurrentes que me llegan en los mensajes están ¿Qué es el ayuno intermitente? ¿Por qué hago ayuno intermitente? ¿Cómo funciona el ayuno intermitente?

Para empezar quiero decirles que el ayuno intermitente no es una dieta como muchas personas creen, sino por el contrario, es una metodología que nos indica cómo consumir las calorías a lo largo del día, principalmente nos limita el tiempo en que empezamos y terminamos de comer.

blog-2 Ayuno Intermitente: más allá del aspecto físico

El ayuno intermitente es una práctica que viene desde hace muchos años atrás, cuando el hombre prehistórico no tenía comida al alcance de la mano, sino que por el contrario tenía que salir en busca de su alimento, debido a esto, técnicamente hacían ayunos, comían cada tanto y dejaban de comer cuando la comida se acababa; lo importante para recordar de esos ayunos que se hacían en la prehistoria, es que genéticamente estamos mejor dotados a la hora de utilizar las grasas como sustrato energético; ya que para esa época el hombre no tenía disposición inmediata de comida, debía salir a cazar y las grasas que tenían acumuladas las usaban de una manera más eficiente como energía. Aquí es donde podemos ver uno de los aspectos importantes de esta metodología, la cual nos permite mejorar la expresión de ciertos genes que tenemos, pero están latentes, porque vienen desde hace millones de años atrás, otro aspecto, es que nos ayuda a optimizar la forma en la que convertimos grasa en energía. Hay muchísimos protocolos y muchas aproximaciones con respecto a los ayunos, por ejemplo: hay ayunos de 24 horas, hay ayunos de 16 horas, hay de 48 horas, hay ayunos prolongados a lo largo del tiempo, hay ayunos que se hacen lunes, miércoles y viernes, pero el protocolo más acertado y digamos que se acerca más a aquellos practicantes de deportes de musculación o personas fitness es el protocolo de leangains propuesto por Martin Berkhan; dicho protocolo nos dice que debemos ayunar durante 16 horas y consumir todas las calorías que necesitamos a lo largo del día, durante 8 horas, prácticamente la mitad del ayuno ya está hecho ya que nosotros nos levantamos de un periodo de sueño de 6 a 8 horas, entonces lo que hacemos no es levantarnos directamente a desayunar, sino prolongarlo hasta que hayamos cumplido las 16 horas  y posteriormente romper el ayuno, yo normalmente lo hago más o menos a la 1 de la tarde y como hasta las 9 de la noche, es decir, como durante las 8 horas que nos indican en el protocolo de leangains, dicho esto debo decir que el ayuno intermitente no es para todo el mundo, si usted es de los que se levanta con hambre de lobo, va a ser difícil acostumbrarse a los patrones de alimentación del ayuno intermitente, pero también puedo decir que todo es un enfoque mental.

 El ayuno intermitente no es una técnica quemadora de grasa, no quiero que lo vean así, ni se dejen engañar con lo que dicen muchas personas, este ayuno no adelgaza, mas bien tiene dos aspectos importantes,  a corto plazo es el cometido calórico que uno tiene al final del día y a largo plazo es que nos vamos a volver más eficientes al momento de oxidar grasas porque las vamos a usar como energía. A lo largo del tiempo se ha desmitificado que uno tiene que comer cada 2 o 3 horas para evitar el catabolismo, eso es totalmente falso, lo que realmente importa en esta técnica y en cualquier otro tipo de dieta, como lo dije anteriormente, es el cometido calórico al final del día, yo por lo general sigo el protocolo leangains, pero a veces hago dietas hipercalóricas, es decir que consumo más calorías de las que necesito para construir masa muscular, otras veces hago dietas hipocalóricas, es decir, consumo menos calorías de las que necesito para tratar de reducir porcentaje de grasa corporal o a veces estoy en mantenimiento, simplemente tengan en cuenta que el ayuno intermitente no es una dieta, sino que es básicamente un patrón alimenticio que depende de ciertos horarios; para mí esto ha sido una forma más sencilla de simplificar las comidas desde que llegue al fitness.

Algo que debo agregar es que la gente del Fitness o de la industria del cuerpo y la belleza solo piensa en los resultados visuales, en cómo el ayuno intermitente nos va a cambiar el aspecto físico, pero más allá de eso, esta técnica nos da un regalo mucho más grande: bienestar medible de manera cuantitativa en resultados de perfiles lipídicos y  glucosa en sangre, además se ha demostrado que baja los niveles de colesterol, mejora la sensibilidad de la insulina y aunque disminuye un poco la producción de testosterona, a largo plazo es beneficioso en cuestiones de próstata en los hombres y tejido mamario en las mujeres. Más allá de practicar esta metodología para mejorar nuestra apariencia física, es pensar en practicar esta y otro tipo de técnicas que prolonguen nuestro bienestar y nuestra vida, es más, yo creo que con el paso del tiempo el fitness debe salirse un poco del enfoque físico y crear como un gana y gana, es decir, es cierto que vamos a tener resultados físicos porque van a ser consecuencia de nuestro estilo de vida, pero adicionalmente podemos mejorar nuestra salud. Entonces, ayuno intermitente para todos? No, solo algunas personas pueden hacerlo, si usted puede dominar su mente y seguir el protocolo de leangains, hágalo sin pensarlo, yo puedo decirles que soy admirador y fiel creyente de los beneficios que aporta el ayuno intermitente, pues con esta práctica mis niveles de energía, mi fuerza y mi eficiencia van cada vez mejor, simplemente es una herramienta indicada para reducir mis porcentajes de grasa y adicionalmente mis indicadores de salud van mejorando con el tiempo.

#IngenieriaCorporal

Rótelo:

Deja tu comentario

¿Necesita ayuda? whatsapp